03.10.2017

Conocé el vivero experimental “El Bosquecito”

El vivero experimental y espacio cultural El Bosquecito, ubicado en el barrio de Hernández, en 511 y 25, es un proyecto autogestivo que funciona en un espacio recuperado en donde se  apuesta a la soberanía alimentaria, reproduciendo y almacenando semillas y generando talleres y actividades culturales.

Por Daiana Melón

El grupo que lleva adelante el vivero se conformó como un colectivo horizontal y autogestivo hace cuatro años, desarrollando este proyecto en un espacio recuperado. El objetivo del Bosquecito es recuperar un importante pulmón verde en el barrio Hernández, y reproducir y almacenar semillas.

El proyecto, que funciona en un terreno abandonado mejorado y acondicionado para que sea un espacio público abierto para el barrio, incluye un espacio de taller, un vivero en donde se reproducen plantas, aromáticas y medicinales, huertas, un banco de semillas nativas y varias actividades culturales que se desarrollan durante la semana.

“Invitamos a todxs a intercambiar y llevarse semillas, plantas, conocimientos y la experiencia de
compartir y revalorar estos espacios de encuentro. El bosquecito de Hernandez es un predio en recuperación, es un pulmón verde que necesita que se lo reconozca y se lo cuide”, señalan los integrantes del proyecto, resaltando que está abierta la participación en cualquiera de las actividades que realizan.

Compartimos la entrevista realizada por Tinta Verde a Pablo Garabano Caporrosi,  Ailén Martínez y Daniel Martínez, integrantes del Bosquecito.

 

2 comentarios

  • Realmente un evento para inspirarse. Aunque este comentario es a título personal, pertenezco a la ASAMBLEA CIUDADANA CONCORDIA de Concordia – E.Ríos. Comenzamos hace cuatro años ante la amenaza del Fracking en nuestra provincia. Hoy nuestra principal lucha son las perforaciones que ya están avanzando en territorio de la ROU sobre el Acuífero Guaraní y alguna muy cercana a la Represa de Salto Grande. Estamos trabajando conjuntamente con compañeros orientales para impedir la contaminación y el riesgo. El intercambio de semillas es una práctica frecuente en encuentros de nuestras organizaciones y un avance en la toma de conciencia y recuperación de prácticas ancestrales.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *